Se rebaja el porcentaje de descenso de facturación y se anula la obligatoriedad de haber percibido prestaciones con anterioridad.