Esta mañana ha sido enviada al presidente de la JCCM, Emiliano García-Page una carta solicitando su implicación ante este grave problema. Sería conveniente una actuación valiente ante la dramática situación que viven miles de autónomos que son los principales afectados por el incremento sin precedentes del precio de los carburantes.

El Impuesto Especial sobre los Hidrocarburos, es un tributo cedido a las comunidades autónomas de régimen común en un porcentaje del 58% sobre lo recaudado, por lo que según la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2022, por ejemplo, a Castilla La Mancha le corresponden 514,49 millones de euros durante este ejercicio, según datos del Ministerio de Economía.

César García, secretario general de UPTA CLM: “son las CCAA las que también se están beneficiando con el incremento de los precios de los carburantes, son ellas quienes también deben arrimar el hombro para que nuestro colectivo pueda obtener una bonificación adicional a la del Estado ya que de cada litro de gasolina o gasoil que se vende en una gasolinera de Castilla La Mancha, el Gobierno regional recauda casi 60 céntimos”.

“Esta es una realidad incontestable y que para nuestra organización no pasa desapercibida. No estamos pidiendo nada que no sea absolutamente justo ya que somos los autónomos los principales consumidores y afectados, continúa García”.

Los transportistas se deducen los gastos de carburantes, las empresas también deducen los gastos en el impuesto de sociedades, pero los autónomos mayoritariamente no lo pueden hacer.

“Es absolutamente fundamental que, por los más de 514 millones de euros que recauda por este concepto la de Castilla La Mancha, se haga un pequeño esfuerzo para salvar la situación de miles de autónomos de nuestro país”.