Haciendo una valoración del año 2018, la tendencia “vertiginosamente descendente” se ha producido desde junio, mes en el que la región llegaba a 150.225 autónomos afiliados al RETA, y desde entonces ha perdido 910 activos en el sistema.

“Normalmente el periodo estival supone en pequeño descenso en el número de autónomos, recuperándose progresivamente en los siguientes meses, pero estamos viviendo una situación de decrecimiento prolongado que será necesario estudiar y poner soluciones”, ha señalado el secretario general de UPTA en Castilla-La Mancha, César García.

García ha hablado de la gran rotación de altas y bajas, 24.000 frente a 22.5000 en este año, que indica que “se emprende más por necesidad que por oportunidad o  vocación y muchas veces se hace con proyectos poco estudiados, solo por aprovechar la tarifa plana”, ha explicado.

En esta línea García ha puesto la atención sobre el sector más importante en número de afiliados al RETA, el comercio, que disminuye en 325 afiliados este mes y experimenta un crecimiento menor en las ventas este año que en años anteriores.
“Quizá deberíamos valorar si los nuevos hábitos de compra, a pesar de prometer generar empleo, pueden llegar a destruir actividades comerciales rentables y estables”,
ha valorado el secretario general.

Caída de autónomos a pesar de las medidas para el colectivo
Esta situación, que parece no remitir, se produce a pesar de que en agosto salieran las ayudas de la JCCM para la mejora del autoempleo. “Creemos que según están
planteadas, estas ayudas pueden beneficiar, pero los emprendedores necesitan más asesoramiento especializado y acompañamiento en sus primeros meses de actividad”
ha explicado García.

Futuro del trabajo autónomo: Expectativas de mejora en 2019
García espera que con las medidas acordadas con el Ministerio de Trabajo y la Junta de Comunidades para este año “el trabajo autónomo en CLM se intensifique y pueda
volver a la senda del crecimiento”. Entre ellas se encuentran la universalización de las contingencias profesionales y de la prestación por cese de actividad; la exoneración del pago de la cuota en situación de IT y la puesta en marcha del programa de asesoramiento a emprendedores a través de las entidades homologadas por la JCCM.